Un cambio de paradigma

Aun no es una porción considerable de quienes ponen manos a los asuntos importantes que nos aquejan en el mundo. Cada vez más países le dan el valor que necesita la innovación social, como un cambio en la manera de realizar las cosas, a partir de la adopción de estos nuevos comportamientos de la sociedad se puede lograr una profunda transformación económica, social y cultural.

Un desarrollo sostenible es sinónimo de la compatibilidad de recursos que dispone una región, de acuerdo con los autores del tema es la reconciliación entre el crecimiento económico, los recursos naturales y la sociedad, evitando entorpecer la vida en el planeta, ni la calidad de vida de la especie humana. Es crecer bien y mejor, sin que afecte la vida de otros para lograr el crecimiento económico. La delincuencia y la criminalidad es un ejemplo de lo que va en contra de este término actual de superación social.

Cuando se contrata un cerrajero se está previendo que ese ser inescrupuloso que es intruso en una propiedad desea quitar la estabilidad emocional, coloca en riesgo la vida de los individuos y perjudica el patrimonio económico de alguien, por su propio interés a costa de lo que sea. No debe haber un cerrajero a cargo para que los individuos de la sociedad actual no actúen de ese mismo modo. Cada quien sabe que este comportamiento tiene un tiempo definido para acabar con los recursos o la fuentes de ingreso, al destruirla.

Analizando los beneficios poco a poco cada nación va invirtiendo en la innovación social como parte de un desarrollo sostenible. Ya hay líderes que quieren fijar estas actividades como una suma de valores al mundo de los negocios. Un emprendedor debe situarse en los objetivos del desarrollo sostenible para la satisfacción de necesidades de alguna área, pero para ello debe conocer de qué se trata. La expansión del conocimiento de este tema sigue su camino, con la esperanza que una buena parte del mundo lo maneja y lo acepte como una forma de vida, por el bien de la humanidad.

Hay quienes pueden aportar otras nuevas maneras de cómo hacer las cosas. Hoy se apuesta a esa parte más creativa de hacerlas cosas. Estados Unidos, Japón, Dinamarca, Colombia, Copenhague, Reino Unido, Corea del Sur y una buena parte de la Unión Europea se han enfocado prioritariamente a estas practica de nuevos paradigmas, teniendo exitosos resultados, que no es lo que opino yo como individuo común.

Han sido un ejemplo a seguir cuando se han creado estrategias por medio de la innovación social para reconstruir territorios afectados por las fuertes fenómenos naturales, como es el caso de Tsunami en Japón, o cuando Dinamarca Plantea soluciones políticas desde la base y no desde la cima. O se han a la resolución de poblaciones que viven en la pobreza extrema, dándole otro enfoque y atreviéndose a innovar, antes que los problemas terminen por acabar con ellos. He allí el éxito, acabar con los pensamientos cuadrados y apostar a los cambios de la nueva era.